lunes, 22 de noviembre de 2010

Resistir luchando por la verdad contra "lo que la impide" -en el contexto de las intenciones o de lo volitivo, siendo algo que, en desprotección, requiere el máximo sacrificio y valor- es la única dignidad -que nadie responsablemente puede eludir-. Ése es un resistir al que siempre debilitan o hacen que pierda tantos desconocimientos, prejuicios, intereses parciales y sus poderes.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Jose:

Todo es mentira en los intelectuales y en todos los que ganan poder como aquí, y también sólo imponen esas mentiras amoldadad a ellos gracias a sus influencias y a sus poderes: ¡nunca porque tengan razón ni demostración ni coraje!

Besos

Susana, desde Argentina

José Repiso dijo...

El mundo no tiene absolutamente ningún problema -o injusticia-, infinitamente ¡NINGUNO!

Son ÚNICAMENTE los intelectuales -en el contexto más amplio- LOS QUE PERMITEN Y ENRAIZAN Y DAN LOS PROBLEMAS; a modo de mentiras (los hay a los cuales les escucho decenas en un discurso de un minuto), a modo de consentimientos (por irresponsabilidad y complicidad, en el "dejar pasar" y, no señalando ni demostrando una injusticia, ni siquiera dejan "al que puede hacerlo": intolerancia total) y a modo de confusiones o de cortinas de humo (pues siempre tapan "lo que es injusticia" y, por el contrario, difunden mucho "lo que no existe", porque es una obsesión de sus intereses que contagian a la sociedad), a modo de dar legitimidad a los poderes opresores (puesto que ya han creado todo el caldo de cultivo de confusiones y de pasividad para que esos, en esa tanta facilidad, se aprovechen) y a modo de irracionalidad total (pues la base de la racionalidad, LA ÚNICA, es permitir al que demuestra y al que contraargumenta, porque la verdad y la claridad salga o sea posible -algo que, en los intelectuales españoles, no lo he visto ni un sólo segundo de mi vida y, paradójicamente, algo en algunos dictadores sí).

Así es, el terrorismo "NO EXISTE", es precisamente su terrorismo el que hay que erradicar y, al momento, todos los demás desaparecen paulatinamente, ¡SIN NINGUNA DUDA Y CON DEMOSTRACIÓN TOTAL!, ¡TODOS!

La sinrazón, si prescinde de la misma razón, siempre impone; y la sinrazón que utiliza poder o ayuda de algún poder siempre impone o se impone.

PROYECTO RAÍCES dijo...

Hola José, ¡sigue siempre!

La infravaloración (y su desprotección) es el arma infalible (que a su vez es un arma de cobardía) de todo poder y de la sinrazón.

Piensa que a Neruda, infravalorándolo, se le hubiera destruido fácilmente.

Los cobardes triunfan, sí, pero a costa de solamente mentira y cobardía.

La coherencia es lo que vale.

¡Sigue!

José Repiso dijo...

TODO VALOR ÉTICO -EN EL FONDO- SE FUNDAMENTA EN EL "SABER DIGNIFICAR". ASÍ ES, DEMUESTRAS A TU MADRE QUE LA AMAS Y QUE LA PROTEGES SÓLO PORQUE VERDADERAMENTE LA DIGNIFICAS; Y DEMUESTRAS QUE TE IMPORTAN LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS MÁS DÉBILES SÓLO PORQUE PRIORIZAS -POR ENCIMA DE TANTOS INTERESES, INCLUSO DE LOS TUYOS NO TAN IMPRESCINDIBLES- SU DIGNIDAD.

ES DECIR, CUALQUIER DERECHO SÓLO SE PONE EN MARCHA DIGNIFICANDO -Y SABIÉNDOLO HACER-, NO PASANDO POR ALTO CUALQUIER DISTINCIÓN NATURAL O ESFUERZO DE NADIE.

PERO ES LO CONTRARIO LO QUE PRECISAMENTE HACEN MUCHOS DE LOS QUE VAN DE CORRECTOS O DE SENSATOS, ESO, LO CONTRARIO.