lunes, 6 de febrero de 2012

OS PONGO A PRUEBA:
Las IMÁGENES pueden enseñar un hecho o algo que está pasando; pero, la siguiente imagen es el cómo es el rostro de una persona, un rostro cualquiera de alguien que, sin más, no dice cómo es esa persona: si es honrada, pacífica, culta, sensible, etc., ¡nada!, nadie puede saber en eso nada.
Sí, solo se pueden valorar aspectos estéticos, los cuales son demasiados subjetivos.
Siendo así, la mayoría de las personas QUIEREN VALORAR a través de una imagen personal, lo que irremediablemente les conduce a todos los prejuicios, de no saber nada -y basándose en aspectos estéticos- suponen saber algo -una total mentira-.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Amigo Pedro: Cuando se defienden ideales, ideologías, religiones, manifiestos, decretos, etc. tengo de una vez que decírselo a todos, se defienden argumentos por la verdad, no precisamente la verdad.
Así es porque, cuando se defiende la verdad de algo real en concreto, TIENES QUE PRESENTAR primero a ese algo, tienes que darle una presentación física, eso es, una "bienvenida", tienes en probación que presentarlo ya físicamente, delimitado como un objeto físico y, por base, delimitado igualmente siempre en un contexto físico.
Si hablas de un HECHO, sí se puede hacer (cualquier hecho, cualquier suceso, cualquier existencia presente, concreta y tangible). Pero, cuando se habla de algo general en idealidad y en emociones, es decir, multicompuesto de cosas físicas e ideas a la vez, en mezcla), la verdad NO EXISTE porque, sencillamente, todos sus resultados no son una verdad delimitada -y probativa- para que haya... una coherencia. Así pues, conseguir encontrar la verdad de la religión cristiana es algo imposible, puesto que sólo -en cuanto a eso- se hallan verdades en concreto de hechos provocados -entre otras cosas- por la religión cristiana; y, asimismo, sobre encontrar la verdad de una ideología o de un país.
¿Qué país es mejor Australia o Venezuela?, pues aquí no hay verdad, ¿lo comprendes? Porque Australia, por ejemplo, conlleva miles de contextos a la vez, sólo por eso. Ahora bien, si me hablas de un hecho que ocurre en Australia, ya cambia todo, todo sin confusión, pues ese hecho YA SE PUEDE DEMOSTRAR si existe o no, si es ético o no, si es legal o no, si es pacífico o no, si tienes graves consecuencias o no, si es ecológico o no, si es sano o no, etc.¿Cuál es mejor la ideología castrista o la ideología obamista?, pues a cada cual hay que juzgarla por sus hechos. ¿Cuál es mejor la ideología sandinista o la ideología lulista?, pues a cada cual hay que juzgarla por sus hechos que han mejorado sanidad, educación, etc. Ahora bien, sean los hechos que sean -pueden tener los hechos que les salga de los cataplines-, NUNCA, absolutamente nunca pueden ser hechos DE TORTURAS.

¡A ver si se comprende! Y, si existen esos hechos, CON LAS PRUEBAS SUFICIENTES, uno u otro, Roberto o Juan, Rogelia o San Pablo, HAN DE SER CONDENADOS, sin alguna impunidad -en una tabla rasa de DIGNIDAD-. Besos, abrazos y...¡tened un poco de piedad!
(Publicado en Facebook, junio 2011)

José Repiso dijo...

Amigo Pedro: Cuando se defienden ideales, ideologías, religiones, manifiestos, decretos, etc. tengo de una vez que decírselo a todos, se defienden argumentos por la verdad, no precisamente la verdad.
Así es porque, cuando se defiende la verdad de algo real en concreto, TIENES QUE PRESENTAR primero a ese algo, tienes que darle una presentación física, eso es, una "bienvenida", tienes en probación que presentarlo ya físicamente, delimitado como un objeto físico y, por base, delimitado igualmente siempre en un contexto físico.
Si hablas de un HECHO, sí se puede hacer (cualquier hecho, cualquier suceso, cualquier existencia presente, concreta y tangible). Pero, cuando se habla de algo general en idealidad y en emociones, es decir, multicompuesto de cosas físicas e ideas a la vez, en mezcla), la verdad NO EXISTE porque, sencillamente, todos sus resultados no son una verdad delimitada -y probativa- para que haya... una coherencia. Así pues, conseguir encontrar la verdad de la religión cristiana es algo imposible, puesto que sólo -en cuanto a eso- se hallan verdades en concreto de hechos provocados -entre otras cosas- por la religión cristiana; y, asimismo, sobre encontrar la verdad de una ideología o de un país.
¿Qué país es mejor Australia o Venezuela?, pues aquí no hay verdad, ¿lo comprendes? Porque Australia, por ejemplo, conlleva miles de contextos a la vez, sólo por eso. Ahora bien, si me hablas de un hecho que ocurre en Australia, ya cambia todo, todo sin confusión, pues ese hecho YA SE PUEDE DEMOSTRAR si existe o no, si es ético o no, si es legal o no, si es pacífico o no, si tienes graves consecuencias o no, si es ecológico o no, si es sano o no, etc.¿Cuál es mejor la ideología castrista o la ideología obamista?, pues a cada cual hay que juzgarla por sus hechos. ¿Cuál es mejor la ideología sandinista o la ideología lulista?, pues a cada cual hay que juzgarla por sus hechos que han mejorado sanidad, educación, etc. Ahora bien, sean los hechos que sean -pueden tener los hechos que les salga de los cataplines-, NUNCA, absolutamente nunca pueden ser hechos DE TORTURAS.

¡A ver si se comprende! Y, si existen esos hechos, CON LAS PRUEBAS SUFICIENTES, uno u otro, Roberto o Juan, Rogelia o San Pablo, HAN DE SER CONDENADOS, sin alguna impunidad -en una tabla rasa de DIGNIDAD-. Besos, abrazos y...¡tened un poco de piedad!
(Publicado en Facebook, junio 2011)