sábado, 26 de mayo de 2012

Las ideologías sin autocrítica se convierten en megalomanías de seguimiento ciego que  lo justifican todo:

1 comentario:

José Repiso dijo...

Siempre he renunciado a cualquier tipo de poder -económico, de influencias, político, etc.-, no lo quiero ni regalado -demostrado ya en hechos-, para que nunca tenga posibilidad de imponer la fuerza contra nadie.