martes, 15 de mayo de 2012

POR ORDEN, LAS PRIORIDADES QUE HA DE TENER -POR COHERENCIA- UNA PERSONA ÉTICA:

1º- El que todos los seres humanos, uno a uno o cualquiera, tenga una dignidad mínima; y, también, el que se le cumplan sus "derechos humanos".

2º- El que ningún esfuerzo racional humano sea despreciado.

3º- El que se atienda siempre al que tiene menos recursos para sobrevivir y aun para expresarse.

4º- El que se valore siempre la responsabilidad sobre los hechos.

5º- El reconocer siempre "las cosas como son", por encima de unos intereses particulares.

6º- El no callar una injusticia, el honrar a tu decir veraz u honesto, a ese "dar de palabra", y nunca engañar "como mensaje para la sociedad".

7º- El honrar y el defender a tu familia, sobre todo a tus padres.

8º- El no dar privilegios a un pueblo o a un grupo sobre otro, sin considerar sus circunstancias, por justicia.

9º- El proteger siempre, por lo general, a todos los seres vivos pero, antes, desde luego, a los seres humanos.

10º- El dar un ejemplo de la mejor convivencia posible a tu sociedad; y defenderla en su causa justa.

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Lo de "El fin no justifica los medios" es una absoluta falacia con total probación, una frase hecha que todos a borreguismo han seguido.

Sí, en maquiavelismo, tiene un fondo de verdad: que no puede utilizarlo el poder o no puede utilizarse como un poder contra alguien o contra la sociedad, o para consecuciones sociales.

Pero, por ley o por instinto natural, el fin debe y puede utilizar todos los medios -y también cuando se trata de la máxima prioridad ética o de la dignidad-.

Por ejemplo:

- Una madre, para salvar a su hijo/s en peligro de muerte, por ley natural ha de utilizar todos los medios.

- Un ser vivo o una persona, para salvar su vida en peligro de muerte, en autodefensa y por respeto a sí mismo, ha de utilizar todos los medios.

- Un ser vivo o una persona que ha sido humillada durante toda su vida, por su dignidad y respeto a sí misma, ha de utilizar todos los medios. No se espere que, un animal al que se le machacado a palos toda su vida, no puede siquiera morder.

José Repiso dijo...

- De una vez por todas, la condición natural de la sexualidad de una persona forma parte de la genética y del instinto; por lo cual no se puede eliminar ni es modificable.
¡Sí!, el instinto lo podemos adaptar a nuestra vida social, como hacemos con los animales, pero eso no significa más que REPRIMIR el instinto salvaje que poseen PARA NUESTRA CONVENIENCIA O PROVECHO -es la domesticación: una "humanización" del animal que éste no tiene como propiedad natural y, también, que éste no elige NUNCA-.

El ser humano sí ha reprimido el instinto salvaje a favor de "lo civilizado", pero ¡lo ha elegido!

Aunque, cuando se trata del instinto sexual, como es el caso de los homosexuales, es inservible y peligrosa la represión; puesto que su modificación NO ES POSIBLE -no se puede cambiar ni lo genético ni los instintos-.


En claro, se puede predisponer lo genético para un ser vivo que vaya a nacer o vivir. Pero esto es PREDISPONER, no modificación.

Modificar o cambiar es que, a una persona que ya vive, se le cambie su código genético contenido en las células, algo que a ese ser ya lo identifican; lo que significa eliminarla o eliminarle su identificación, o sea, eliminar la persona que es.