jueves, 19 de septiembre de 2013


"La ignorancia no es la ausencia pasiva de información sino una mezcla formada por datos, datos incompletos, datos acerca de cosas irrelevantes, expectativas irrealistas, conocimiento fragmentado, categorías rígidas así como dicotomías erróneas.
R. Levins

Esa es la ignorancia -aunque haya muchas escuelas o aunque haya mucha riqueza-. Es la incapacidad para conseguir un conocimiento no contagiado de malinformación y para utilizar un conocimiento. Por eso, una tribu del Amazonas -que respeta la tierra y convive en paz-, en tal coherencia, es objetivamente menos ignorante que España por ejemplo.
.
.
La mayoría de las ideas que circulan en la sociedad son ideas de diseño -que interesaron a algún poder, no a la coherencia realista o racional-; es decir, son montajes cerebrales que se dan por ciertos simplemente PORQUE MUCHOS LOS HAN SEGUIDO -como se siguió el Stalinismo o el neoconservadurismo- y ya ahí actúa automáticamente el creerlos, el dogmatizarlos como ideales irrenunciables e incontestables. 
¿Por qué puede tanto el RUIDO MEDIÁTICO?  El ruido mediático -a segura desinformación y, en consecuencia, a segura insensatez- lo tiene la gente las 24 horas del día valorando y enseñándose a valorar eso: el ruido mediático, utilizado para el inconsciente SEGUIDISMOBORREGUISMOseguir al que más domina, y desconocer todo -o conocerlo con esas cadenas- para causar más ruido por más ruido. 
Lo que cuenta es lo que les inculcan -a robotización- con el ruido mediático; si una persona ya demuestra, ya no tiene eso dignidad; si está toda la vida esforzándose racionalmente, ya no tiene eso dignidad; si se sacrifica mucho por cumplir siempre la ética -con los recursos y el valor que supone-, ya no tiene eso dignidad. Es decir, es el mismo método que le aplicaron a Jesucristo o a Galileo. Pero... ellos no se dan cuenta; ¿y de qué?,  ¿qué se puede esperar si el ruido es solo lo que les vale?

¿Qué es un conocimiento contagiado de malinformación? O bien es un conocimiento mal construido -incoherente o con prejuicios- o bien es un conocimiento interesado -que se mueve o se hace sólo por intereses-. El conocimiento interesado -siendo pura falsedad- es lamentablemente una falsedad duradera -ya mientras dure la corriente social o científica que lo impone-

2 comentarios:

José Repiso dijo...

Un indígena no tiene por qué demostrar que es un indígena, un negro (es decir, de raza negra lo mismo que existe la raza blanca, sin desprecios) no tiene por qué demostrar que es un negro (igualmente una mujer, un niño, una persona sensible, etc.); entonces es la sociedad la que debe reconocer eso (la verdad la mayoría de las veces se ha de aceptar, de respetar éticamente sin ningún reproche), ser tolerante con eso porque exista una mínima dignidad: reconocer que, por poseer ciertas capacidades inevitables, nadie es condenable.

José Repiso dijo...

No puede haber presión política o institucional sobre el conocimiento. A ver, el conocimiento no pertenece a alguna institución (en este sentido, ni siquiera el amor, la esperanza o, ni mucho menos, la justicia).Y, porque eso es evidente, en consecuencia ninguna institución tiene el derecho ético o disciplinario para instrumentalizar el conocer ya sea censurando o ya sea dando de antemano como no válido el adquirido por otras instituciones o, en dignidad, el de cualquier ser humano que lo decidiera adquirir de la forma más libre e independiente.