martes, 22 de junio de 2010

- Todo ser humano adquiere, SOBRE UNA COSA en concreto, unos conocimientos -con focalización o sin ella, incluso con voluntad o sin ella-; en un más y en un menos. Es decir, sobre la cosa "melón ahora pesado", unos tienen tres conocimientos y otros veinte, por ejemplo.
- Cuando una persona dice que "tiene principios", claro, se sobreentiende que tiene principios... morales -o éticos-; no, no principios de empezar una guerra o una borrachera. Asimismo, cuando una persona es coherente o demuestra una coherencia, se sobreentiende que es coherencia... racional (o ética, que es un resultado racional); por ello, alguien como Hitler no puede ser nunca coherente, en su evidente irracionalidad (sí, otra cosa -y muy diferente- es ser consecuente o ser fiel a "una" o a "unas" convicciones racistas o de paranoia).

- Una de las personas más irreverentes de toda la humanidad fue precisamente Jesucristo, así es, pues fue irreverente con los romanos -y con los fariseos- a más no poder; y lo hizo... por razón, por dignidad, por no doblegarse a lo injusto para, al momento, callar y obedecer en consentimiento o en condescendencia. Por lo tanto, la irreverencia (a o ante lo que se demuestra que no tiene razón o es injusto) es lo más esencial en una persona buena o ética.
- La indiferencia es la peor irresponsabilidad; si una autoridad es indiferente con el maltrato que se hace a una mujer en concreto, pues esquiva esa injusticia, le da de lado, la anula en su dignidad. Y ésta se muestra, a veces, por la aplicación de un lema -o de algo dado por cierto, siendo falso- que la justifica; por ejemplo, frecuentemente en fácil huida -de responsabilidad- o en frivolidad se aplica mucho y, a rienda suelta a todo por conveniencia, el "Si eso no tiene remedio, ¿por qué te preocupa?" cuando, toda injusticia humana -absolutamente toda-, sí tiene remedio -puesto que ya, todo lo que se hace con voluntad, lo tiene-. Otro contexto es lo extrasocial, sí, las leyes naturales que no se pueden modificar.
- Hay algunos manipuladores que se burlan de todo y, al burlarse de todo, nada es válido para que tengan alguna responsabilidad, o algún respeto a lo que se debe considerar como es, no otra cosa -que eso es la manipulación-. "La realidad no está fuera, sino dentro" se afirma como el que va a inventar mariposas. Pero qué dentro, ¿qué es... eso? ¿un culebrón que hay muy muy dentro personal?, ¿es...? Entonces, si atropellas a una persona, ¡no importa! porque no es la realidad; si tu hijo mete los dedos en un enchufe, ¡no importa! porque no es la realidad; si en tu país vecino se mueren de hambre o hay un genocidio, ¡no importa! porque no es la realidad sino, la realidad -según El Locas o La Locos-, es lo que está... dentro. ¡Sí! pero ¿qué dentro en concreción?, ¿es una cueva acaso?, ¿es un misterio?, ¿qué es?
No obstante, la realidad es LO QUE ES, y NO ESTÁ LEJOS, NO ESTÁ ESCONDIDA, no es otro mundo, algo ajeno a nosotros o nada; es lo que, por hechos, por acciones, por demostraciones de unas consecuencias, es.
- Si tu imagen -que no la engañas para un momento determinado- no es aprobada por los que tienden a encasillarlo todo, entonces todo lo que eres ya está inventado -prejuzgado y sentenciado- en sus mentes.

4 comentarios:

José Repiso dijo...

Lo que ahora no se puede soportar y hacen muchos miserablemente es movilizarse (es decir, movilizan todos sus recursos) para DESTRUIR a alguien (ninguneándolo, censurándolo, etc.).
Y , por destruir, también hay en los medios de comunicación unas impunes y perversas campañas de insinuación de un delito; y éstas se hacen contra alguien hasta que, por insistencia y por repetición, se le atribuye "ya por hecho" o "ya por seguro" ese delito (Cuando, en realidad, toda persona, si tiene unas pruebas definitivas de que otro ha quebrantado la ley, lo que bien tiene que hacer es llevarlas ante un juez; o... callar sobre eso, pero nunca ir por ahí así, machacando con sospechas, con pruebas elaboradas o sopesadas arbitrariamente, sin ser irrebatibles o definitivas).

Vinelli dijo...

En lo único que ha avanzado la ciencia es en eso del experimento, del taller o del laboratorio, o sea, de la bioquímica donde sólo hace falta tiempo y medios, no talento ni encontrar grandes explicaciones racionales o ideas.

José Repiso dijo...

Sí, acertado. Es la EXPLICACIÓN lo único que da, por esencia, un sentido racional -o científico- a la ciencia. Piensa, si un mecánico -por tal práctico resultado económico- sólo desarma y arma -porque tiene apoyos y recursos- los vehículos sin saber "lo que hace", sin darle una consistencia racional -que es la que sirve en el ahora y en el largo plazo-, nunca hace verdadera sabiduría o ciencia, Darwin se resumía en un buen explicar, en una explicación; asimismo, Descartes, Bacon, Einstein, etc.

José Repiso dijo...

Ciencia o razón o verdad es... EXPLICARLA.