viernes, 20 de agosto de 2010

El ciudadano europeo -sobre todo el español por sólo fomentar la frivolidad- se educa a noticias breves, a superficialidades y a concebir espectacularidad en todo: se educa a... mentiras.

Todos ellos están bien (por eso NUNCA advierten que hay alguien -que son millones- sufriendo) en la comodidad de no afrontrar -en esencial responsabilidad ética- la injusticia, de ése no darles las caras a las crueldades y a sus negocios -porque les benefician o siempre al menos en no darles problemas-; así que, en esa rentabilidad, en ese adiestramiento de que "al mundo le va bien porque a ellos de pijo rechupete", mienten y mienten en todo lo que dicen, hasta en el olor de sus alientos.
.
(Hoy en día los verdaderos delincuentes no van a la cárcel, se protegen.)
.

www.rebelion.org/noticia.php?id=111175&titular=el-pentágono-es-el-peor-contaminador-del-planeta-
(*) Tú mismo puedes estar ayudando a eso.

3 comentarios:

Lina dijo...

¡cuánto duelo..! Cuando tantos ayudan a la injusticia crean, con eso, favoretismos de los que se benefician y con beneficios hacen poder.
-----------
siempre van a querer injusticias para garantizar eso

¡ánimos!!!

José Repiso dijo...

SOBRE ALGO IMPORTANTE (ALIMENTACIÓN):

En una época de crisis, los que más se aprovechan son los que pueden producir mucho, es decir, ofertar mucho, ante una demanda -de productos de primera necesidad- alta que hace la sociedad.

Entonces, la salud de la mayoría de la gente está a expensas de una disposición -asequible o barata- en el mercado de toda clase de alimentos, en pro de un equilibrio alimenticio.

Pues bien, tal disposición depende de una promoción "igualitaria" -y de ayuda a las facilidades de venta- para todos los alimentos; algo muy importante que deben de hacer las autoridades sanitarias pero, sobre todo, los políticos -"esos inútiles" que se ponen para gobernar-.

Claramente, la salud de la mayoría de la gente, que es pobre ya, "de pocos recursos", no, no depende de dietas -las cuales se inventaron para la opulencia o para el derroche-, sino depende de "la alimentación muy necesaria que adquieren de donde sea", de... esa promovida por los intereses del mercado internacional y por las protecciones de los gobernantes.

Así, una madre llevará -con facilidad y porque se lo han promovido o "inculcado"- verduras, frutas, pescado, leche, etc. a su casa para sus hijos, para que éstos los tengan -sin eludirlos o sin extrañarlos- para comer. No que tengan que ir corriendo a tragar pasteles o comida rápida que se la han metido en la cabeza por bonito marketing.

José Repiso dijo...

Sí, Lina, los que tanto provecho le sacan -y, por eso, les va bien, en ese camino- al desprecio de lo que ha costado tanto, a cualquier dignidad, al que ha tenido que afrontar tantas miserias -en esquilmo o en robo de sus recursos- y tantas represalias, siempre se benefician; en esa falta de molestarse por enfrentarse a lo injusto. Y, así, son condescendientes: pelotean unos con otros, no reparan en que más de la mitad del mundo tiene necesidades, les importa un bledo las torturas, van de egolatría o de chovinismo interesado y lo dejan todo de sucio "como está" (los monstruos nunca ven sus monstruosidad).

Pero... nunca taparán la luz del Sol.

Gracias.