lunes, 30 de agosto de 2010

La esencia del alma de una persona sólo está en el saber valorar, atendiendo a una escala de valores, a una prioridad del esfuerzo en el mínimo poder hacerlo por recursos, a una generosidad, a una empatía y a una humanidad (en un acto de injusticia no se ha aplicado un saber valorar).

3 comentarios:

José Repiso dijo...

A un señor con unas "dudas":

Es muy razonado todo lo que me dices, acabo de leer tu mensaje y te contestaré más ampliamente mañana.
Pero, ante todo, ten en cuenta que yo no he hecho el vídeo y NO estoy plenamente de acuerdo con él, esto ya lo he señalado varias veces. De lo único que me hago plenamente responsable es de lo que está escrito o hecho por mí plenamente.
Pero, como hay muchos en el mundo y la tolerancia es lo que más me caracteriza... pues, además, añado causas o luchas que, sin yo estar de acuerdo plenamente, tienen alguna razón o alguna buena intención. Eso es; a veces iniciar un camino ante una injusticia es más importante que no lo hagas de forma perfecta, sino con tus errores. El agradecer que ése o aquél se atrevió a intentar algo o a moverse algo por una causa en concreto. No le puedes reprochar a alguien que se quita comida de la boca para dártela a ti...

No, no es lo mismo decidirse por una cosa u otra, sino por la que tenga más demostraciones de tener unos beneficios para todos o lo que sea más racional (menos apegado a prejucios, a costumbres cínicas o sin empatía).

José Repiso dijo...

- LO QUE SE HIZO determina también a un sitio; entonces -en prioridad-, hay que decir LO QUE SE HIZO, ya sea en el río Níger (donde los nigerianos no decidieron la contaminación) o en cualquier otro país, pueblo o lugar.

Yo expongo, así, esa prioridad: "todo lo que se hizo" (en tiempo determinante, más o menos reciente), por encima incluso de lo actual que está expuesto a intereses, que está "en caliente" en pro de unas u otras pasiones, de la prisa y de la poca reflexión; porque, sobre todo, "lo que se hizo" incide YA más extendidamente -con más enraizamiento- en "lo que se hará" (eso es, puesto que lo actual aún no tiene ese impacto tras el tiempo).

Aún más claro: Todo lo que ahora se hace, sólo se hace POR LO QUE SE HIZO (tanto en corregirlo o en ya empeorarlo, o sea, en "seguir su corriente").


- Sobre "meter en un mismo saco a todos":
Bien, esto es un mito interesado, para todos escabullirse de lo real, de sus responsabilidades reales; claro, una frase hecha o un encasillamiento irracional y fácil para cualquier deliberación por muy racional que sea.

Si dices que "todos los seres humanos tienen errores; pues ya sale tal recurrencia -en un oportunista-, para eludir razón y responsabilidad, manifestando que "no todos estamos en el mismo saco".

Si dices que "todos pensaban que la tierra era plana", también (pero, ¿por qué no lo demostró el que no?); si dices que "todos los nazis obedecieron a Hitler", también; si dices que "todos contaminan con su coche", también (por este sistema... se extermina la razón).

Si dices que todos los judíos prefirieron a Barrabás, incluso también. Pero, ¡ah!, sólo integridad ética es demostrar EN ACCIÓN -en hechos- que no, que no y que no, o sea, que tú no estás en el mismo saco porque "HE AHÍ LOS HECHOS" que lo prueban.

Sí, responsabilidad es RESPONDER, en clara manifestación y en hechos determinantes, en "tu cara que se da ahí", en tu decisión que demuestra de que tú no; y, como evidencia, ¡he ahí los hechos!, ¡los hechos!, !ahí están sin que se puedan borrar!

José Repiso dijo...

De una forma objetivamente generalizada, la mujer es discriminada (en derechos humanos) en algunos países; de una forma objetivamente generalizada, no existe libertad de expresión en algunos países; de una forma objetivamente generalizada, se persigue la homosexualidad en algunos países; de una forma generalizada no se les ayudó a algunos intelectuales que estorbaban en algunos países; y así hasta el infinito de los posibles.
Se generaliza lo que, con pruebas, se puede generalizar.
Sin embargo, NUNCA se ha de hacer por aspectos que atenten contra los derechos humanos; es decir, nunca se debe generalizar por condición de ideología, de sexo, de raza, de religión, etc., simplemente o lógicamente porque es sólo el ser humano EL QUE HACE o EL QUE CONSIENTE (APRUEBA: es el responsable),y el que se debe reprobrar, no la religión ni la raza, etc.

La generalización debe ser obligatoria si ya se es racional y si se ha de preservar los principios o valores morales; ya que, en importancia, la primera generalización que sustentó o institualizó el bien la hizo -por necesidad- la misma religión: Cuando Eva cogió el fruto prohibido todos -absolutamente todos, "todos lo pagaron" y Dios lo hizo-, en generalización, quedaron a partir de ahí en seres imperfectos y corruptibles que deben buscar y reconocer el bien en lo que hacen (y eso es importante puesto que si un valor hace una excepción -o no mete a todos- pues, entonces, todos se colocan astutamente en esa excepción para no reconocer nada).

Cada cual debe demostrar, CON SUS HECHOS, el desmarcarse de algo injusto (si no, ayuda a eso, lo consiente, lo permite, lo otorga, lo justifica y, además, se beneficia de eso que es injusto).

Eso precisamente es la responsabilidad: responder.