martes, 21 de febrero de 2012


LA ÚNICA POSIBILIDAD DE LA IMPOSICIÓN



La imposición solo es posible cuando existen unos recursos de poder para imponer; si no, no. Y también cuando hay una total cerrazón a la razón -es decir, intolerancia- para imponer ideas de conveniencia o de marginación lejos de la demostración o de las reglas de la racionalidad, esto es, guiadas por un "porque sí".

Con eso, solo con intolerancia y con recursos de poder se puede imponer algo; precisamente mis máximas carencias, por lo que soy la persona que menos imposición doy, con total demostración.

No hay nada que imponga, ni explícita ni implícitamente; ni de pensamiento ni de hechos. Pero una gran mayoría sí imponen de muchas maneras sutiles, y son los que dicen que no, pues el que impone carece de la capacidad de "reconocer algo".

Se impone lo cerrado y lo que no admite corrección, ni exigencia ni autocrítica; se impone solo lo que no abre una puerta siquiera a la posibilidad de estar equivocado. Se impone lo que es fruto del interés -a toda costa o a todo vale-, no lo que es fruto de la aplicación -con rigor- de las reglas racionales.

Por eso es imposición, porque se dice o se hace (no hay propuesta ni tolerancia a una contraargumentación) sin otra alternativa que ser imposición. Solo puede ser imposición, ahí no sirve ya que demuestres nada, no, está predeterminada -como paranoia- a que no existe siquiera un error.

El que impone no puede ESCOGER -no es libre-, porque siempre interesadamente pensará lo mismo ("que los negros son inferiores", "que no existe la evolución", etc.), y de ahí jamás sale, se demuestre lo que se demuestre, se viva lo que se viva, se aprenda lo que se aprenda: todo está fijado hacia su oscuridad.

1 comentario:

José Repiso dijo...

La sensatez se harta de tanta mentira y manipulación APOYADA y PROTEGIDA.

Si unos MIENTEN y MANIPULAN y HACEN APOLOGÍAS CONTRA ALGUNOS DERECHOS HUMANOS en medios de comunicación que son responsables de información veraz y educativos, siendo unos inmorales y delincuentes, los que los apoyan -por seguro- también lo son.

¿Es que no se dan cuenta? Siempre, totalmente siempre, el que apoya a un sinvergüenza es también un sinvergüenza.
El que apoya a un mal colabora a ese mal: lo hace también.

Pues hay programas que siempre están con las mismas mentiras y perversiones, como MÁS SE PERDIÓ EN CUBA, o el de Jiménez Losantos, etc., informando que "DETRÁS del 23-F estaba Felipe González", "DETRÁS de las manifestaciones están los sindicatos", "DETRÁS delatentado del 15-M estaba ETA", "DETRÁS del movimiento 15-M están los antisistema", y así, siempre así. Por prejuicios, por sospechas, por odios y por montajes paranoicos.

Pero..., sinvergüenzas, si no sabéis ni lo que HAY, cómo vais a saber lo que hay delante ni DETRÁS;
y detrás de sus caras duras, ¿qué hay?