lunes, 30 de julio de 2012

Hay medios de comunicación (muchos y demasiados -en tanto que eso aumenta la manipulación "de hoy"-: de Antena 3, de TVE, de Telecinco, de Cadena Cope, de Intereconomía, etc.) que la "reflexión" la supeditan a una finalidad -o resultado- ya predeterminada e... intransigente, lo que hace que no sea reflexión.
Son programas de tendenciosidad (sí, de todo lo demás que no sea de una fijada e inamovible postura política, le sacan todos los trapos sucios, hasta el más mínimo detalle), lo que demuestra que eliminan sin duda la sensatez o el sentido crítico por un fanatismo, a ultranza, en derribar algo.
Son sectas, con un astuto buenismo muy..., muy bien maquillado, en donde son simpáticos (con bastante beneficio de explícitos e implícitos favores) los que están dentro de ellas, impidiendo o solapando siempre todo lo demás -o la exposición de la contraargumentación que sólo garantiza una racionalidad-; algo que demuestra que nada de ética o de razón hay en ellos, aunque digan millones de veces que sí para sugestionar y manipular... aún más.
Pero ya se sabe, el que tiene poderes, también los tiene para difundir mucho más la mentira (éste es el gran mal para la globalidad).
También, hay gobiernos, partidos y grupos de poder que utilizan a la iglesia -algo que es "de Dios"- o al ejército para beneficiarse políticamente o para ganar elecciones; algo perverso y nunca ético.
Asimismo, en locura, hay en algunos inútiles y cínicos que dicen "que no se pueden comparar algunas cosas", en intolerancia, cuando la comparación ya ha existido -por libertad- durante miles de años; y existe una legitimidad más en hacerlo -hasta cientos de veces al día- cuando una persona está totalmente humillada -por exterminio de su dignidad, algo únicamente nazi o, para mejor entenderlo, de nazis- y desprotegida por la consecución de sus derechos que los deben garantizar de una forma absoluta unos y otros, y ¡siempre¡ los poderes fácticos de un país; si no, no existe ética, aunque les pongan más colores y falso "simpatiqueo" a tales programas.
.
En España NUNCA han sido válidas ni la razón ni la ética; esa es la única verificación que tengo infinitamente cierta y segura, y basta el dar "mi palabra" que nadie ha demostrado lo contrario. Porque... es algo ya de toda la vida, prueba a prueba, infinitamente verificado.
* * *
De los seis mil millones de personas que habitan en el mundo, los medios de comunicación están en una pequeñísima parte (con una clara e inevitable tendencia para favorecer primero a esa pequeñísima parte), y nunca están -por ejemplo- entre los mil millones que pasan hambre. Así que no me vengan bocazas y chuletes informadores ASEGURANDO que... informan lo que en verdad ocurre.
* * *
En España siempre se ayuda a los ya REAYUDADOS -una y otra vez-; y, al que ha luchado, ¡que se pudra!
Y venga más para aquél, y venga para ése que es guapete pijo o "hace el payaso"; pero, a otros -que ya no tienen nada y TANTO NECESITAN en justicia- sólo los humillan y los roban.
www.elperiodicomediterraneo.com/noticias/noticia.asp?pkid=128600
www.consumer.es/web/es/solidaridad/2008/06/02/177456.php

2 comentarios:

José Repiso dijo...

---------------
- Yo me he dedicado toda mi vida a defender una cosa solo (lo ético, lo racional y la vergüenza) y no lo contrario, lo que me ha supuesto una esquilmación y desprotección de mis recursos vitales. Por esa causa o condición, no me he escondido nunca ni me he vendido -para cederla- nunca.

- Nunca me ha movido el dinero, el poder, la fama, etc. para desvirtuar o vender esa causa.

- Todas las migajas de pan que me he comido en mi vida han sido totalmente "sudadas" por mí.

- Nunca he sido protegido en mis derechos humanos, ni en mi dignidad, ni en mis compensaciones éticas.

- Nunca he hecho un bien que haya sido compensado o agradecido, sino que he tenido que sufrir hasta las últimas consecuencias.

- Mi trayectoria de humano -con documentos, testigos, etc.- demuestra que siempre he estado en las esenciales causas de bien del mundo (por la ecología, por los derechos igualitarios de la mujer, contra la explotación, etc.).

- Nunca me he apuntado a una organización o acción que justifica algún mal, para ser cómplice.

- Nunca he recibido un céntimo por hacer un bien, ni he ganado un céntimo en un trabajo que a corto o a largo plazo crea un mal o lo provoca.

- Nunca le he dado las espaldas a una persona que sufre alguna injusticia; puesto que, si lo hubiera hecho, me daría vergüenza y horror mirarme a la cara.

- Nunca he valorado las imágenes ni las apariencias en nadie, sino sus sensibilidades y lo que demuestra.

- Nunca he protegido a alguna mentira, ni la he consentido en mí por honor a mi vida y a mi conciencia.

- Nunca he utilizado un juego sucio de marketing, peloteo o de aprovecharme de influencias para un libro mio, para un trabajo mío o para ser conocido.

- Nunca he vendido un bien mío -libro, artículo, etc.- para conseguir lujo o poder.

- Nunca he maltratado físicamente a nadie, ni psicológicamente -es decir, por una objetividad, a modo seguido o en reincidencia- a nadie.

- Nunca he le quitado a alguna persona de condición ideológica, religiosa, de género o de raza, en conciencia alguno de sus derechos humanos.

- Nunca he alimentado la demanda de algo que deteriora la imagen de la dignidad de la mujer o de un grupo marginal - prostitución, sexo de niños, etc.-.

- Nunca me he olvidado de que un juego limpio en valores éticos y en demostrar las cosas es solo lo más importante... para defender la justicia, para defender la dignidad y para defender la conciencia -sí, no existe conciencia sin eso-.

- Nunca me mueve que este blog -o cualquiera mío- consiga apoyos o poder o aristocracia mediática, sino que sea totalmente limpio a solo alma.

UN MODO DE ACTUAR NAZI ES SOLO LO QUE PRUEBA LA REALIDAD, al margen de lo que digan astutamente tantos buenistas "del diablo", pillos, sinvergüenzas, depravados, etc. que están únicamente utilizando siempre lo mediático, la mentira y todos los juegos sucios posibles antes que probar y enseñar "lo que has hecho en tu vida sin alguna complicidad" y que aplicar lo que se atiene a la razón y a lo demostrable. Esto no lo quieren, puesto que al momento se evidenciaría lo que son; y prefieren -como siempre- tapar y seguir utilizando todos los juegos sucios posibles.

José Repiso dijo...

La persona menos ayudada de España, ésa, ya ha recibido miles de veces más ayuda que yo. De una manera jurada por mí una y otra vez.

En cualquier contexto únicamente se sobrevive por una tolerancia del mismo contexto. Una planta, por ejemplo, tiene ayudas climatológicas para sobrevivir, es ayudada por la textura y por los nutrientes del suelo, y por la proximidad de agua... Ése es el "dejar vivir" que se permite siempre, a no ser que sean monstruos sin alma.