miércoles, 1 de agosto de 2012


POR LA JERARQUÍA CATÓLICA, SOLO LOS "MACHOS" DECIDEN LO QUE DEBEN CALLAR, DECIR, OBEDECER Y CONSENTIR TODAS LAS PERSONAS  DEL MUNDO  -dictan "a dios cruel"-.

–¿Cómo empezó a incorporar la conciencia de género?
–Yo pertenecía a la Teología de la Liberación. Siempre trabajé desde la perspectiva de la liberación de los pobres, de los movimientos sociales y políticos. El foco era cambiar el mundo desde los pobres. Yo sabía que existía el feminismo, conocía algo del feminismo norteamericano, brasileño y argentino. Pero en la Teología de la Liberación, sobre todo los varones más eminentes, nos decían que el feminismo era cosa de América del Norte, que el feminismo en Latinoamérica era importado. En tanto militante de la Teología de la Liberación trabajaba en el Instituto de Teología de Recife dando charlas. Siempre, siempre había una sospecha en relación al feminismo. Hasta que mi camino y el del feminismo se cruzaron de muchas maneras. Una primera manera fue con una mujer de un barrio popular, adonde yo iba a dar clases para los obreros varones sobre la Biblia. Iba una vez por mes a la casa de uno de ellos, donde se reunían ocho a diez obreros. Estudiábamos la Biblia desde una perspectiva social, para fundamentar las huelgas, las reivindicaciones laborales. Yo tenía siempre la lectura de la Biblia que confirmaba los derechos de los trabajadores. La esposa del dueño de casa nunca participaba de las charlas, se quedaba en la cocina, o nos traía café. Hasta que un día fui a visitarla sólo a ella y le pregunté por qué no iba a nuestras charlas. Me dijo que tenía que cuidar a sus niñas, que tenía que hacer café. Discutimos. Hasta que me dijo, casi enojada: "¿Quieres saber por qué no voy? Porque tú hablas como un hombre”. Yo intenté defenderme. Ella me preguntó: "¿Tú conoces los problemas económicos que nosotras, mujeres de obreros, tenemos?” No. "¿Tú sabes que el viernes es el peor día para nosotros porque el sueldo del obrero sale el sábado y el viernes casi no hay comida?” No, yo le decía. "¿Tú sabes el tipo de trabajo que hacemos para aprovechar el sueldo del esposo?” No. "¿Tú sabes las dificultades sexuales que tenemos con nuestros esposos?” No. "Entiendes por qué no quiero ir a tus charlas, porque no hablas desde nosotras”, me dijo. Esa mujer me abrió los ojos. No me daba cuenta de que abría los ojos para mi condición de mujer en la Iglesia. Ivone Gebara

1 comentario:

José Repiso dijo...

Tú, ¿qué crees a Dios o a los que interpretan a Dios -que siempre están en cómodos privilegios-?

- Pues si es a Dios, lo primero que tendrías que hacer es no dictar nada, y demostrar miles de efectos del bien solo con los hechos.

---
No engañes más.