jueves, 12 de julio de 2012

1 comentario:

José Repiso dijo...

El camino hacia el poder siempre tiene sorpresas; porque implica un "no me puedes" no precisamente racional o humanitario o limpio, sino de camuflaje de lucha -o de competividad- y de golpes bajos.