jueves, 12 de junio de 2014

¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO CRÍTICO?

Pues únicamente el uso de las reglas racionales abiertas a la contraargumentación racional por encima de los prejuicios, de los gustos y de los fanatismos.
Prejuicio:  verdad de antemano dada por costumbres, por convencionalismos y por concepciones no analizadas racionalmente (así, la religión inevitablemente es un prejuicio, y los conceptos superiores de raza, de clase, de patria, etc.).
Gusto:  todo el apego emocional (lo que nos sugiere simpatía o semejanza, y casi siempre a unos estereotipos mediatizados).
Fanatismo:  respeto incondicional a algo -por un interés de algún poder- que debe ser defendido de un modo exhaustivo y exagerado (es ya el resultado de la fijación o de la obsesión por un tipo de perfección que mediáticamente se ha inculcado).
Pues el impedir la racionalidad, usando prejuicios o gustos o fijaciones fanáticas; por lo que hay una cerrazón a la demostración, a reconocer racionalidad y a compensar racionalidad (eso es, un ninguneo, una indiferencia e intolerancia a la verdad). Todo envuelto en mentira, de la cual el poder se sirve; porque el poder no es nada sin mentiras -siempre las necesita y anulará a quien se lo impide-.

1 comentario:

José Repiso dijo...

CONSIDERACIONES DE PRIORIDAD:

- Nunca, por alguna de las manifestaciones aquí expuestas, he tenido una rentabilidad, sino miles de presiones (donde entran amenazas, desprecios, etc).

- Ni la cultura, ni la costumbre ni la libertad, ninguna, pueden justificar lo injustificable. Además, la cruedad no es más que "una libertad sin limitaciones". Y, en realidad, no hay crueldad en el mundo que no haya sido parte ya de alguna cultura.

- Nunca se ceden los privilegios que da algo injusto de una manera suave, tranquila o "cariñosa" (no ha existido en toda la historia), sino por medio de acciones contundentes de protesta o de "luchas".

- Toda injusticia es esencialmente cruda; por lo tanto, en consecuencia o en coherencia, el exponerla también es algo crudo, el luchar contra ella o el erradicarla también -no caben flores o coloridos para despistar ahí-. Eso es lo que hay; si no lo quieres para ti o para tus hijos o para el mundo, pues ¡haz algo!

- La compasión siempre hay que merecerla sólo por la desprotección que tenga alguien que, sin proteger al mal y sin hacer -de "hechos", en ceñimiento a lo sólo objetivo- daños, está olvidado por esos buenistas -que, en definitiva, lo tienen todo, incluido el poder en todos los sentidos- de turno. Por eso hay que tener compasión, primero, por los que son débiles ante sus "buenistas" depredadores.

- La única prioridad que está por encima de las demás (incluso por encima de patria) es la dignidad de un ser humano; ésa es la mía.

- Durante bastantes siglos los medios de comunicación sólo han dejado hablar a los apologistas de una injusticia, lo justo sería que ahora durante algunos años o días -por piedad- hablasen los otros.

- Si te pica -porque no te beneficia- la erradicación de algo injusto o cruel, antes de ser una irrefrenable bestia intolerante, ráscate que eso es muy bueno -por lo menos tranquiliza al cabezo... en su cerrazón pataleante-.

------
La mayoría de la sociedad -enmarcada en intereses creados sólo particularmente- SÓLO AYUDA a lo que es halagador para tal favor, a lo que es charlatán pero defiende tal obsesión ideológica, al peloteo que alimenta tal egocentrismo, al escaparate o a la imagen que se negocia bien e impresiona para dominar a los demás, al que luce con dinero y con mucho poder y pedantería de clase, a ese que lo justifica todo con una seducción de mucha promesa y de mucho compañerismo interesado, al toma y daca, al sinvergüenza, al engaño en definitiva.
Ahora mismo, si viviera, a Machado nadie le ayudaría; ni a cualquier otro que no presente eso. Ya significaría -en trabajo honrado, en incomodidad y en no negocio- reconocer con... valores, ser limpio; o sea, tener que limpiar -muy activamente- toda esa mierda que se ha acumulado en el alma.

17 de julio de 2010

-----
LA GENERALIZACIÓN ES UNA DE LAS PRINCIPALES BASES DE LA RACIONALIDAD.

Para decir lo real, para su necesaria concreción, existe "el algo", "el todo" y "el nada".
En las responsabilidades sociales existe "algunos", "nadie" y "todos", según sea la realidad que se evidencia o se demuestra -en sus hechos-.

Ejemplos: "Algunos alemanes son de ideología neoliberal", "Nadie impidió que Lorca fuese fusilado" y "Todos los perros de la perrera municipal X fueron maltratados". Claro, se han de utilizar las tres formas, y sin prescindir de alguna porque no se confunda o se niegue una realidad.

Ejemplos: "Algunos -o alguien- asesinaron a Kennedy", "Todos los seres humanos cometen errores" y "Nadie dío la cara por él o estuvo allí para salvarlo".

19 de septiembre de 2013,