martes, 9 de septiembre de 2014

Toda persona puede ser EDUCADA CON unos reales o irreales conocimientos y, además,  PARA una finalidad o para otra (por ejemplo, para servir a unos intereses o a para servir a la verdad).
Unos se atribuyen por egoísmo o para vacilar  el "ser educados". Siendo eso solo una presunción, truco o engaño. Sí, en muchos es una gran mentira el que tengan una humana educación, pero se la creen en total egolatría y conveniencia de maquillaje, son educados esclavamente para algo.
A ver, la única prueba objetiva que hay para que una persona sea "educada" es que "sabe valorar"; es decir, a una persona educada "todo no le da igual" y ya sabe discernir con conocimientos reales cada acción, y es tolerante y respeta conforme a una escala de valores sin dejarlos pasar. Así, una persona educada es esa que ha sido educada con valores que aplica -los demuestra en la práctica-, sobre todo el RECONOCER, y no otra cosa u otro invento de la falsedad o de la hipocresía.
Una persona educada no es la hipócrita que juega con las palabras o dice "BUENOS DÍAS" (pues hasta Hitler podría decir todos los días ese saludo tras sus hechos sanguinarios), sino es la que cuida los bienes de todos o públicos: la que no ensucia parques ni rompe papeleras públicas, la que no contamina fuentes ni ríos, etc. Es la que no utiliza la mentira en la información pública con recursos públicos, como bien público.

1 comentario:

José Repiso dijo...

El que no sabe defender a los animales, por cierto no sabe defender a la naturaleza:.
Asimismo, el que no sabe valorar los derechos de todos (incluidos los animales), por cierto jamás sabrá valorar o dignificar los derechos humanos.