viernes, 16 de abril de 2010

BASE DEMOCRÁTICA

Todos los poderes fácticos de una democracia han de garantizar los derechos humanos.
Cada ciudadano ha de responder con sus hechos a una ley justa (legislada desde una representación de las necesidades reales de la mayoría de la sociedad). El perdón, la reconciliación y la amnistía nunca se pueden generar al margen de la justicia y de la prioridad de los derechos humanos, sino una vez que es verificable una igualdad de todos a no ser impunes y, por ello, a asumir sus deberes penales con la sociedad.
El “estado de derecho” y la “libertad de expresión” son esenciales para cualquier país civilizado y, más aún, para cualquier democracia; si por alguna circunstancia temporal quedan inhabilitados, lo más pronto posible deben ejercitarse y resarcirse los daños que ha ocasionado tal circunstancia, sobre todo por el gobierno directamente responsable en hacerlo.
Por último, todo ciudadano decide en una democracia con libre voluntad el ser parte de algo -es decir, vindicar o afrontar cualquier interés ante el riesgo de unas consecuencias-, como votar a un partido político, como integrar una asociación, como ayudar a una causa social, etc.; por lo tanto, la responsabilidad individual está por encima de la general. Sin duda, la “totalidad” en abstracción no es responsable de nada, sino la parte, las partes que no cumplen con sus debidas responsabilidades.
Es muy fácil culpabilizar a la sociedad o a tal partido político cuando, al mismo tiempo, tienes una implicación que no repara alguna responsabilidad... tuya.

2 comentarios:

José dijo...

Éticamente, el que administra los bienes públicos NO PUEDE pedir ni aceptar regalos sin una transparencia hecha pública, pues todo puede ser enmascarado como regalo para una impunidad. Eso es en uno y en otro, en todos sin doble rasero.

José Repiso dijo...

Nunca, absolutamente ¡NUNCA! se puede justificar el eliminar una democracia POR LA FUERZA; pero muchos simpatizantes de dictadores una y otra vez lo hacen, a la vez que dicen que son "cristianos"(¿de qué: de burla a lo que es el cristianismo -o ese "pon la mejilla" y no el arma contra otro?-), a la vez que dicen que "respetan" (¿a qué: a la mayoría o la imposición minoritaria?).